Comunicado internacional conjunto: ¡Abajo los planes del imperialismo de la OTAN! ¡El 29-30 de junio nos manifestamos contra la OTAN! ¡El 29-30 de junio nos manifestamos contra la guerra y el imperialismo!

La cumbre de la OTAN se celebra en Madrid, España, los días 29 y 30 de junio. La cumbre de la máquina asesina de los imperialistas occidentales debe encontrar a nuestros pueblos en las calles, protestando contra la guerra y el imperialismo. En todas las ciudades hay que denunciar los crímenes de esta alianza imperialista que desde hace más de setenta años está destrozando países y masacrando pueblos.

El nuevo «Concepto Estratégico» que se elaborará en la cumbre ha tenido en cuenta los últimos acontecimientos en el frente ucraniano y los datos surgidos tras la invasión imperialista de Rusia. Con el pueblo de Ucrania pagando con sus vidas el precio de la rivalidad entre EEUU-OTAN y Rusia durante meses, los imperialistas occidentales están preparando nuevos planes aún más peligrosos para los pueblos de la región. Esta guerra es el resultado de la política agresiva de la OTAN, que desde hace tres décadas trata de cercar a Rusia, privándola de sus esferas de influencia. La burguesía imperialista rusa respondió a estos acontecimientos invadiendo Ucrania con el objetivo de trazar nuevas fronteras manchadas de sangre alrededor de su periferia.

Pero esta guerra injusta no se limita a las estrechas fronteras de Ucrania. Es una guerra que trae sufrimiento a todos los pueblos. Las rivalidades de los imperialistas siguen aumentando, alimentando, pero también alimentando el conflicto bélico. El peligro de estos tiempos está señalado por la implicación indirecta y directa de todas las potencias imperialistas del mundo, y al mismo tiempo se acerca el peligro de una amenaza nuclear. Desde el oeste hasta el este, todas las fuerzas imperialistas están preparadas para la redistribución del mundo, lo que dará lugar a una nueva ronda de perdición para los pueblos. Las clases capitalistas dependientes, a su vez, están fuertemente atadas a las cadenas de sus amos imperialistas, arrastrándose detrás de las diversas máquinas de guerra aliadas. En los Balcanes, en Europa y en todo el mundo, los pueblos se ven abocados a una nueva ronda de barbarie y muerte.

Varios países se están adaptando a la nueva realidad negativa, en el contexto de las contradicciones imperialistas dominantes. El régimen de Kiev, aunque no es miembro de la OTAN, asiste a la cumbre a través de una participación por teleconferencia, dando así credenciales a sus patrocinadores estadounidenses y europeos. Finlandia y Suecia están intensificando el apoyo a las fuerzas de la OTAN en la periferia rusa con vistas a unirse a la alianza. Todos los países de la alianza se han convertido en almacenes de armas, para servir a los planes de la OTAN. Reavivan el fuego de la guerra enviando material militar a los frentes, participando así en el conflicto. Los puertos del Mediterráneo y los mares europeos se ofrecen generosamente a las fragatas y portaaviones de la OTAN. Todo demuestra que la participación de nuestros países en la OTAN es la participación definitiva en la guerra y el derramamiento de sangre.

Del mismo modo que los imperialistas intensifican sus rivalidades, las clases capitalistas de los países dependientes intensifican sus contradicciones particulares. Grecia y Turquía, dos países encadenados al imperialismo norteamericano, aprovechan la oportunidad para hacer nuevas reivindicaciones en la región. La política turca de la «Patria Azul» y la política griega del «Lago Cerrado» en el Egeo, llevan a nuestros pueblos a una competencia injusta y reaccionaria de consecuencias irreversibles. La participación de ambos países en la OTAN no asegura la paz en la vecindad, sino que cada vez más nuestros pueblos están bajo un constante estado de ánimo bélico.

Los días 29 y 30 de junio, Madrid se convertirá en una fortaleza, con motivo de la cumbre de la OTAN. La «Operación Paz», como llaman abusivamente al bloqueo de Madrid, prohíbe y reprime las manifestaciones, proscribe cualquier acción que denuncie la cumbre de los asesinos del mundo. Con la prohibición de la lucha antiimperialista en Madrid, así como donde quiera que se manifieste, imponen una política de fascistización, que pretende silenciar y golpear las reacciones populares. Con motivo de estos dos días de junio, se avecinan nuevas medidas contra la lucha de los pueblos.

Las protestas contra la OTAN deben intensificarse en todos los países europeos. El pueblo y la clase obrera de todos los países deben unirse contra el imperialismo y la guerra. Los días 29 y 30 de junio, las voces antiimperialistas deben oírse en todos los rincones del mundo. Los pueblos de nuestros países no tienen nada que separar. Para las fuerzas revolucionarias y comunistas, fortalecer la lucha antibélica y antiimperialista es un deber. El frente de los pueblos contra el imperialismo puede poner fin a las guerras. La amistad y la solidaridad tienen el poder de acabar con todas las rivalidades injustas y reaccionarias. En cada país, nuestro objetivo debe ser bloquear cualquier participación en la guerra, expulsar las bases y retirarse de la OTAN; allanar el camino de la independencia, para que los pueblos puedan vivir libres, sin los patrones asesinos de los campos imperialistas occidentales y orientales.

¡FRENTE POPULAR CONTRA LA GUERRA Y EL IMPERIALISMO!

¡FUERA LA OTAN Y SUS BASES MILITARES!

¡NO A LA GUERRA INJUSTA!

KKE (m-l) – Partido Comunista de Grecia (marxista-leninista)

TKP/ML – Partido Comunista de Turquía/Marxista-Leninista

PCm – Partido Comunista Maoísta del Estado español