Continúa la represión y la criminalización de la lucha obrera en Cádiz

Las fuerzas represivas del Estado han detenido a un total de 6 personas relacionadas con las protestas obreras de la huelga del metal en la provincia de Cádiz. Así, y gracias a un gran despliegue policial de varios furgones policiales y decenas de agentes, la Policía Nacional ha irrumpido en los domicilios de los afectados en la barriada de Río de San Pedro y en la ciudad de Cádiz. Mientras se consuma un atentado más contra la clase obrera, la prensa burguesa mantiene su campaña de criminalización a las protestas del metal gaditano atacando directamente a los detenidos, y difamando indirectamente a todo el proletariado que se levanto el pasado mes de noviembre.

Los medios de comunicación señalan que los detenidos no son trabajadores del sector, pretendiendo así separar la rebelión combativa de las masas de los trabajadores del metal. También pretenden señalarles como gente problemática que “ya ha estado en la cárcel cumpliendo delitos muy graves” o “tienen antecedentes” para justificar, primero, la represión contra ellos, y segundo, el tremendo despliegue policial para su arresto. Lo primero debemos entenderlo con muchísima precaución, y lo segundo es totalmente falso. Lo primero, principalmente porque las fuerzas represivas son expertas en montajes policiales y no es para nada extraño. Lo segundo, porque un despliegue policial así es totalmente innecesario, no es sino una muestra del poder de la fuerza estatal en el corazón de las zonas obreras y empobrecidas de Cádiz.

Además, carece de sentido imputar a 6 personas por delitos de desórdenes públicos, daños, lesiones y atentado contra la autoridad cuando miles de obreros se levantaron y cientos de los mismos participaron en acciones combativas de autodefensa contra la militarización de los barrios. Es una maniobra del Estado para despolitizar la violencia que ejercieron las masas durante todo el proceso y contribuir al relato burgués: los buenos trabajadores que protestaron mayoritariamente de manera pacífica frente a los criminales y radicales que aprovecharon para crear conflicto y cometer delitos.

Para seguir construyendo este relato, la prensa habla de los 6 detenidos, pero no de todos los otros, como si pareciera justificar que el Estado no reprime a ningún trabajador sino solo a gente que se lo mereciera. A parte de banalizar vergonzosamente la represión del Estado, es completamente falso. El próximo lunes 20 de diciembre 2 trabajadores de la industria auxiliar del metal han sido llamados a declarar en el Tribunal de los Social no1 de Cádiz. ¿Acaso esas dos personas no son trabajadores del sector?

Desde el Partido (marxista-leninista) de los Trabajadores denunciamos la continua represión del Estado contra los trabajadores del metal y todas las masas que participaron en la huelga del sector y en sus protestas. Los comunistas y el proletariado consciente denunciamos la campaña de criminalización de la lucha obrera y la difamación que el Estado y sus medios de comunicación burgueses hacen contra todo el sector.

¡Basta de arrestos contra los que luchan!
¡Basta de montajes policiales y difamaciones!
¡Libertad inmediata y sin cargos de todos los represaliados!
¡Viva la lucha del metal!